Reseña. Si te vieras con mis ojos – Carlos Franz ||

Noviembre 28, 2015

si te vieras con mis ojos

Sinopsis:

El joven Charles Darwin y el pintor viajero Johan Moritz Rugendas, se encuentran a mediados del siglo XIX en Chile. Distintos en todo pero enamorados de la misma mujer casada, el metódico naturalista y el impulsivo artista se enfrentan y luchan. Su combate los llevará a través de una naturaleza agreste hasta las alturas de los Andes y los precipitará a un abismo.

Muchos años después ese amor apasionado, la lucha que provocó y la singular amistad que surgió de ella, serán relatados por la mujer brillante, ilustrada e indomable que marcó las vidas de esos hombres para siempre.

380 páginas, Alfaguara 2015, tapa blanda, ISBN: 9789569583360.

Califica este libro o ponlo en tu lista de lecturas de Goodreads aquí.

Calificación escribana:

3-estrellas

Reseña hecha para la Biblioteca Libre, pueden ver la publicación original aquí.

Carlos Franz es un escritor chileno-español que ha cosechado variados premios a lo largo de su carrera. Su prosa ha sido muy alabada en Latinoamérica, tanto así que prestigiosos escritores como Vargas Llosa y Carlos Fuentes no han escatimado en elogios hacia sus trabajos.

Su última novela ha sido recientemente publicada y lleva por nombre Si te vieras con mis ojos. Un título así sin duda nos promete una obra llena de pasión y poesía.

Carlos Franz nos demuestra un gran desborde de imaginación y seducción durante la primera mitad del siglo XIX en nuestro país. Los protagonistas de la historia serán el famoso pintor alemán Mauricio Rugendas y el afamado científico británico Charles Darwin quienes coincidieron en sus visitas al país en la década de 1830. Franz toma a estos dos hombres tan distintos, el artista contra el científico, y los imagina como grandes amigos, pero que lamentablemente han decidido poner los ojos sobre la misma mujer.

Carmen Lisperguer (familiar en cierto grado de la famosa “Quintrala”) es una mujer de veintisiete años, hija única de un hacendado patriota que goza de la lectura y el saber. Carmen habla al mismo nivel con comerciantes de distintas nacionalidades, nunca va a la Iglesia y es caprichosa, además, está casada con un militar héroe de la Independencia y que es varios años mayor que ella. El día en que el barco de Rugendas arriba al país, ella se encontraba en el puerto, y desde un primer momento se convirtió en una musa de fuego para el artista.

Comienza así un apasionado romance, prohibido y escondido, en donde el artista no escatimará en esfuerzos para seducir a Carmen, quien será siempre una mujer dominante y difícil de tratar. El amor y la pasión se combinan a la perfección para Rugendas y experimenta junto a Carmen una explosión de creatividad y sensibilidad que nunca antes había sentido, pese a todos sus viajes y amantes anteriores.

Sin embargo, el gran amigo de Rugendas, Darwin, un joven de veinticinco años cuya pasión es la ciencia y la observación, también se siente atraído por Carmen, quien encantada con tanta atención, no dudará en seducir al joven científico, fracturando así el corazón del pintor.

Esta historia está llena de contrastes. Por un lado está el amor concebido románticamente, y por el otro, el amor aparece como un concepto más realista, una excusa que usa el hombre para cubrir el sexo y la procreación. Ambas posturas están poderosamente retratadas en la trama y además confluyen en el personaje femenino, que disfruta de ambos tipos de amor, de ambos amantes y que pone de cabeza sus vidas.

Si te vieras con mis ojos no solo es una novela llena de erotismo y pasión con personajes que efectivamente existieron, sino que además es una obra que seduce con su estilo narrativo. El narrador es el mismo Rugendas pero en tiempo pasado, como si hubiera escrito un diario de vida varios años después de sucedidos los acontecimientos. Además, el relato del pintor se ve intervenido por acotaciones de Carmen, tal como si ella hubiese tenido acceso a dicho diario en el futuro y lo comentase al margen.

La lectura de esta novela tiene un ritmo pausado, ideal para vivirla con todos los sentidos. Cada lugar o situación narrada es muy sensorial, casi como si estuviésemos viendo una pintura llena de contrastes y detalles. Si bien la narrativa tiene mucha poética, quizás a un lector más impaciente podría parecerle un tanto lenta y carente de acción, por lo que esta novela está dedicada y pensada para personas sensibles.

Una novela muy humana y compleja, que nos lleva a enfrentarnos a los placeres y demonios del amor, de ese que llega y trastoca todos y cada uno de nuestros rincones.

No Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *