Reseña. Saga de un hombre solitario – H.A. Riquelme

Febrero 29, 2016

saga solitario

Sinopsis:

“¿Papá, quién es mi mamá?…”. Antonia, una niña de diez años, decide preguntarle a su padre, Maximiliano Costanzo, quién es su madre, dónde se encuentra esa mujer que la dio a luz y que nunca ha visto, las razones por las cuales los ha dejado solos y ha desaparecido sin dejar rastro alguno. Se inicia así, con esta pregunta fundamental, un viaje por los recuerdos de Maximiliano, en donde relata a su hija tanto su vida laboral como las relaciones afectivas que mantuvo en New Harbor, una ciudad moderna de habitantes cosmopolitas y pintorescos, lugar donde trabajó y vivió los mejores años de su vida.

254 páginas, Editorial Forja 2015, tapa blanda con guardas, ISBN 9789563381832

Califica este libro o ponlo en tu lista de lecturas de Goodreads aquí.

Calificación escribana:

4-estrellas

Suele suceder que a las mujeres se les da con más facilidad escribir novelas sobre el amor, ese torbellino de sentimientos que nos golpea a todos cuando encontramos una persona especial, poniendo en jaque nuestra cotidianidad.

Pero existen grandes excepciones.

H.A. Riquelme no es un “ella”, es un él, y retrata con mucha honestidad la historia de un hombre que si bien está rodeado de buenas personas, se considera un solitario de tomo y lomo en cuanto a el amor se refiere.

Maximiliano es un tipo afortunado en lo que trabajo respecta. No le tomó mucho años posicionarse en un muy buen puesto en una gran empresa y dinero no le falta. En el momento en que el relato inicia, se encuentra solo con su pequeña hija Antonia de diez años. Maximiliano tenía un inmenso temor, que llegara el día en que su hija le preguntara el nombre de su madre, y finalmente ese día llegó. Max decide ser honesto con esa pequeña niña que habla como adulta, y esa misma mañana decide contarle la historia de cómo conoció a su madre.

¿Cómo conoció a su madre? Así, ¿tipo la serie How I met your mother?

¡Exactamente! Muy similar a la famosa serie de televisión Como conocí a tu madre, Maximiliano se apronta a contarle todo a su hija, desde mucho antes que fuese concebida y no omitiendo detalles de como era su vida sentimental hace más de una década atrás.

El relato del autor goza de un ritmo muy especial, pues como está hecho desde la óptica masculina quedarán en evidencia algunos comportamientos varoniles que muchas veces nosotras las mujeres no entendemos o interpretamos mal, tales como: frases un poco sacadas de contexto, ese beso en la mejilla un tanto sugerente pero que termina con una despedida seca, o el reventón de emociones que lleva al hombre a decirnos un poema de amor de quince páginas en un minuto y que nos deja sin ninguna posibilidad de reacción. Todas estas situaciones pondrán altas cuotas de humor en el relato. Servirá para que comprendamos un poco mejor como es el amor para los hombres (los hombres de verdad, no los pasteles) y las cosas que son capaces de hacer por la persona amada. Acompañaremos a Maximiliano con muchas ganas y bastante curiosidad por su relato lleno de detalles de su vida amorosa. Esta misma ansiedad llena también a su hija Antonia, quien cada cierto tiempo detiene la historia de su padre para hacer conjeturas si la conquista en cuestión podría ser en el fondo su mamá.

¡Entonces este libro es de humor! 

Si bien el autor nos propone casi un juego en donde ponemos nuestras fichas apostando por cuál de todas las mujeres del mundo de Max podría ser la madre de su hija, en verdad el humor solo hace de amortiguador en un drama bastante complejo. Max sinceramente sufre con el amor no correspondido desde niño. Esta falta de amor lo ha llevado a convertirse en un hombre inseguro que comete muchos errores y cuando realmente se enamora de verdad, no sabe como llevar bien la situación, dando pie a un sinfín de eventos que podrían ser catastróficos en su vida.

Finalmente cuando la verdad sea revelada y junto a Antonia conozcamos la identidad de la madre, comprenderemos que el humor, la honestidad y el detalle extremo del relato tenían un fin: que la niña de alguna u otra forma lograra comprender por qué pasaron tantos años sin que ella supiera la verdad. Como todo padre, Max busca el perdón de su hija y es por ello que no le ocultará nada, por más que la niña lo trate de “don Juan” y sea muy dura con él a veces, y es que no hay otra forma de arreglar un error que no sea asumiendo cada uno de sus puntos.

El autor no escatima en detalles de la vida de Max, incluso algunos podrían ser inapropiados para los oídos de una niña como sugiere el relato, pero H.A Riquelme supo darle un contexto. Admito que hubo momentos en mi lectura en donde se me salía “la vieja conservadora” y pensé que habían cosas de más en la historia, pero finalmente comprendí que sin ellas, el título de la novela no tendría tanto peso.

Saga de un hombre solitario es un libro para el adulto joven, aquel que va tocando los 30 años o iniciándolos. El lector podrá verse sin duda identificado con algún personaje ya que la historia posee muchos llamativos caracteres que van desde el amigo músico y liberal hasta la amiga/mamá quien será la que más duramente juzgue el actuar de Max. Cada personaje está muy bien desarrollado, si bien no conocemos mucho de su pasado, entiéndase, infancia u origen familiar, el relato de Max con respecto a las personas que lo rodean será muy coherente entre lo que sucedía antes de Antonia y después de ella.

Una historia sumamente honesta, sencilla y que llega directo al corazón, con ilustraciones creadas por el mismo autor y que de seguro conquistará corazones. Eso si, no puedo dejar de aconsejar que en pos del misterio, por ningún motivo lean la última línea del libro antes de tiempo, pues contiene el spoiler del siglo.

Encuéntralo en librerías.

Links de interés.
Editorial Forja.
Editorial Forja en Facebook.
Editorial Forja en Twitter.
H.A. Riquelme en Twitter.
Muchas gracias a Editorial Forja por su gentileza.

 

One Comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *