Reseña. Nick y la leyenda del Quetzal Dorado – Héctor F. Xep

Julio 6, 2015

Sinopsis:

Nick, un arqueólogo de profesión y corazón, efectúa una investigación en las pirámides mayas de Petén, Guatemala, después de acontecer un fuertísimo viento, el cual, para los antiguos mayas, podría venir de Ehecatl. Este acontecimiento ocurre justo en el equinoccio de la primavera, del cual, al haberse concluido, Nick observa un quetzal radiante y extraordinario que volaba levemente. Al seguirlo, dicha ave lo guía hacia una estela soterrada por el tiempo y la naturaleza, perdida en lo profundo de las selvas del Petén. Nick procede a desenterrarla e intenta descifrar su significado, el cual, lo lleva, junto con su equipo, a iniciar la aventura de sus vidas; aventuras cargadas de peligro, adrenalina y emoción.

Edición Kindle 133 páginas, SonicerJ LLC 2015, ASIN 00TLHCZUQ

Mi calificación: 

¡Bienvenidos mis queridos escribanos!

El día de hoy la reseña será muy especial. Hace un tiempo tuve el tremendo honor que me contactara un autor proveniente de uno de los países más hermosos del mundo: Guatemala.

Héctor F. Xep me pidió por favor si podía hacer una reseña de su novela infantil, llena de aventuras llamada Nick y la leyenda del Quetzal Dorado, lo cual fue una gran bendición para mí porque de solo oír que se trataba de la cultura Maya los ojitos me brillaron así:

 

Sin dudarlo un segundo dije que sí a esta aventura, pero recién ahora puedo contarles que me pareció porque bueno, la lista de libros siempre es larga, pero al fin pude ponerle los ojitos encima a tan hermosa obra.

¿De qué va Nick y la leyenda del Quetzal Dorado?

Supongo que para nadie es desconocida la cultura Maya, sus enormes y misteriosas pirámides, sus costumbres, su tremendo avance científico, su calendario, etc.

Nuestra novela se situará en la actualidad, en donde las pirámides Mayas son estudiadas por prestigiosas universidades y los mejores arqueólogos. Cuando estaba en la escuela, mi profesor de Historia estaba sacando un post título en cultura Azteca, en clase nos mostró fotos increíbles sacadas por él mismo de las pirámides y estaba convenciendo a sus profesores con una tesis sorprendente; fue en ese tiempo cuando supe lo difícil que es investigar este tipo de cosas, las trabas que se ponen (monetarias sobre todo) pero lo sorprendentes y mágicas que pueden las aventuras de investigación ¡hay tanto por descubrir! Nada era hecho por casualidad en estas culturas antiguas de América, cada piedra estaba colocada por alguna razón, y en esta novela quedará esto claramente representado.

Nuestro personaje principal, Nick, es un arqueólogo canadiense que se ha enamorado de la cultura Maya, ha estado cual Indiana Jones investigando en solitario entre pirámides y la selva amazónica. Cierto día, cerca del equinoccio de primavera, un hermoso y glorioso Quetzal apareció. El ave tan majestuosa fascinó a Nick por lo que decidió perseguira, tras mucho correr, tropezó, perdió al ave de vista pero grande fue su sorpresa al descubrir que había tropezado con una estela que contaba la leyenda de un Quetzal dorado.

 

Amazonas.

 

Pirámide Maya.

 

Quetzal, ave símbolo de Guatemala.
Nick llevaba mucho tiempo investigando y traduciendo parte de una estela en una pirámide, lo increíble es que la estela que encontró semi enterrada cuando persiguió al Quetzal continuaba la historia que él investigaba. La leyenda contaba la historia de un rey que mandó a crear una estatua que pudiera complacer al dios Gukumatz para que la sequía y la mala fortuna que estaban viviendo, mejorara. Grandes escultores se presentaron ante el rey pero nada lograba satisfacerlo, hasta que un humilde escultor trajo una estatua muy pequeña envuelta, tras revelarla ante el rey, resultó ser la más hermosa réplica de un Quetzal que podía existir, y no sólo eso, estaba hecha completamente de oro. El rey complacido, haciendo oídos sordos a quienes por envidia rechazaban la idea de la estatua de oro, decidió colocar el Quetzal dorado como ofrenda, y así, el dios Gukumatz volvió sus ojos hacia ellos y mejoró su calidad de vida, el bendito Quetzal dorado quedó perdido en lo más profundo de la selva con el trascurrir los siglos, pero la estela, daba luces de cómo hallarlo.

Nick no daba más de felicidad, pero a veces, la vida nos pone trabas gigantes para alcanzar nuestros sueños, es así como nuestro arqueólogo no pudo ni siquiera empezar a emocionarse por encontrar el Quetzal dorado cuando recibe la noticia que su padre está agonizando, por lo cual debe volver a su casa lo más rápido posible, fue muy duro para él dejar el hallazgo de su vida, su sueño, justo cuando estaba tan cerca de concretarlo.

Al salir del Amazonas y del encanto de Guatemala, Nick chocará con la triste realidad, nuestro protagonista se fue apagando, tras sepultar a su padre y ante las negativas de la Universidad para financiar la exploración tras el Quetzal dorado, Nick se abruma, decide “sentar cabeza” y terminar la carrera de leyes (Derecho) que había dejado inconclusa, se enamora, se casa y forma una familia. No podía quejarse, la vida no lo había tratado tan mal, pero su alma siempre estuvo al lado de esa misteriosa ave dorada que no pudo encontrar.

Pero eso no es todo, la vida es cíclica y nunca es tarde para retomar lo que se dejó pendiente. Nick tendrá una segunda oportunidad de partir a Guatemala y buscar al ave dorada, pero no será precisamente un viaje de placer, ha sido secuestrado por un caza fortunas, y lo peor, no viaja solo, será responsable de unos inocentes niños.

Si les cuento más les arruino el libro, lo importante es que sepan que esta historia está llena de aventuras, lleno de lugares, animales y situaciones exquisitas que solo se pueden dar en la selva amazónica, sin estar ilustrada, las imágenes que podemos recrear en nuestra mente son fascinantes.

Lo que más me gustó de esta novela es el mensaje que deja: nunca hay que dejarse vencer. La vida de Nick tuvo altos y bajos, situaciones realmente espantosas le sucedieron, pero con su optimismo y energía le pudo hacer frente a todo, además, fue paciente, largos años le tomó llevar a cabo la aventura que relata este libro. En lo personal, me emocionó mucho la forma en que Nick afrontó su vida, pasando por etapas a veces aburridas, a veces demasiado excitantes, a veces triste, pero, si mantienes tus sueños presentes, no te darás cuenta en que llegará un momento en que se harán realidad, es una novela infantil, pero resulta además muy estimulante para todo tipo de lector, optimista siempre.

Para mí, fue un enorme placer sumergirme en las páginas de Nick y la leyenda del Quetzal Dorado, si a ustedes les pareció interesante, pueden comprar el libro en formato digital o físico a través de Amazon justo aquí, no digan que no les avisé jajaja.Y eso sería todo por el día de hoy, si te gustó esta reseña, suscríbete al blog en el costado derecho de la página. ¿Viste la última vídeo reseña del canal? pasa por aquí, te aseguro que te vas a reír ¡Nos estamos leyendo en el mundo virtual!

—–Muchas gracias al autor por su gentileza.

 

6 Comments

  • Neftis Julio 6, 2015 at 10:25 pm

    Aunque no pinta mal, lo voy a dejar pasar porque no me termina de convencer.

    Saludos

  • Marya Julio 6, 2015 at 10:45 pm

    No suelo leer libros de este tipo así que creo que lo dejaré pasar. Un besote 🙂

  • Bohemio Cabral Julio 7, 2015 at 5:30 am

    Se lee interesante la verdad, no soy fan de esta cultura pero parecer merecer la oportunidad

  • Lectoras Aficionadas y Chilenas Julio 7, 2015 at 1:04 pm

    Se ve bastante bueno, pero nunca he comprado por amazon, tengo varios pendientes… así que creo que lo dejaré pasar.
    Un abrazo n_n

  • Neus Julio 7, 2015 at 3:28 pm

    Para perderse por América pinta muy bien
    un beesote

  • Wakimiro Julio 7, 2015 at 6:36 pm

    America tiene culturas sorprendentes y me parece magnifico que este Guatemalteco haya plasmado una historia un poco indiana Jones en su libro. Me gustaría poder leerlo :3
    Te mando un abrazo enorme y nos leemos :3

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *