Reseña. Mi nombre es Bocho – Mariana Aravena Vásquez.

Junio 18, 2015

< !doctype html>



Documento sin título

11067486_1023215854372631_6177682016904958478_nSinopsis:

Bocho en un niño de 8 años que cursa el tercero básico en un colegio de barrio. Un día decide comenzar a relatar algunos episodios de su vida en un cuaderno. Lo hace con entusiasmo y seleccionando momentos claves; momentos que dan cuenta de su propia visión del mundo.

152 páginas. Editorial Panspermia 2015, tapa blanda, ISBN 9789569567018

Mi calificación: 

¡Bienvenidos mis queridos escribanos!

El día de hoy les voy a contar sobre la segunda publicación de esta nueva editorial chilena, Panspermia, que esta vez nos sorprende con un libro infantil, llamado “Mi nombre es Bocho” de la autora Mariana Aravena Vásquez, quien debuta como escritora con esta obra.

Para mí fue super difícil leer este libro, y aclaro de inmediato que no es porque sea malo o esté mal escrito, todo lo contrario, fue difícil porque llevó mis emociones al límite, me reí a carcajadas limpias, pero también lloré profundamente de emoción y a veces de pena, desde la primera página estuve cautiva.

La historia se centra en Bocho, un niño de 8 años que vive en las afueras de una ciudad… no nos dice el nombre porque esto de los secuestros que son la orden del día ¡Dios mío! no no no, hay que cuidarse.Bocho repitió el tercero básico, razón por la cual sus padres deciden cambiarlo de su citadino colegio para colocarlo en otro de barrio más cerca de casa, esto fue un duro golpe para el pequeño Bocho, todo su mundo cambiaría de un día para otro, pero nuestro adorable niño superará este dolor escribiendo, ya que aprendió de un abuelito a escribir todo lo que le sucede porque así ayuda a su memoria y recuerdos. Para ese fin, Bocho usará un cuaderno que su hermano mayor le regaló, allí nuestro pequeño contará su vida, pero no en formato de diario de vida (eso es para niñas) o como autobiografía, no, el sólo quiere retratar su vida tal como la siente y ve.

La familia de nuestro personaje consiste en sus padres, dos hermanos mayores (Diego y Renata) que son adolescentes y su hermano menor Fernando de seis meses de edad. Además como los papás de Bocho trabajan y están muy ocupados, necesitan la ayuda “La Ceci” con los quehaceres del hogar.

Una casa con varias personas conviviendo en ella, sumado a una vida de barrio en donde todos se conocen, una pandilla de amiguitos muy unidos y el esfuerzo del diario vivir son la mezcla perfecta que Mariana Aravena nos propone para derretir nuestros corazones.

A los niños les va a encantar Mi nombre es Bocho porque es divertido, de lectura ligera, rápida y muy entretenida (como ya decía, carcajadas aseguradas), sus capítulos son cortos y la autora logra reproducir de forma bastante fiel el lenguaje y la forma de actuar de los niños, así que este libro es ideal para los pequeños del hogar y una gran herramienta de fomento a la lectura, pues es imposible aburrirse con él. Con Bocho los niños aprenderán a ser buenos, a estudiar con ganas, a ser leales con sus amigos, atentos con sus papás y abuelitos, y también aprenderán a ser responsables, valores que todo niño debería conocer. Otra cosa muy importante es que la novela está bellamente ilustrada por Carlos Salas, lo que siempre es un complemento perfecto para que los pequeños lectores se hagan una imagen más clara de las aventuras de nuestro pequeño héroe. La edición de esta obra es preciosa en su totalidad, algo que ya había visto en “Artefucktos” la primera publicación de la editorial, se nota que piensan muy bien cómo quieren que sean sus publicaciones.

Pero siendo honesta, los que más vamos a gozar completamente el libro, somos los adultos. Esta historia es un viaje al pasado de golpe, de pronto tendremos 8 años, estaremos en el colegio, recordaremos cada una de nuestras travesuras, nuestro primer amor, la forma que teníamos de interpretar lo que nuestros padres hacían, volveremos a tener amigos por los cuales hacíamos todo, donde no habían imposibles, además, nos hará querer volver a casa y abrazar muy fuerte a nuestros padres (si es que aun están con nosotros) y a nuestros abuelos (todos quienes aun pueden hacerlo, infinitamente afortunados), volver a ver con ojos de niño el increíble poder que los padres o nuestros seres queridos tienen en tan solo un abrazo… es algo hermoso, el nudito en la garganta atacará a más de alguno.

Así me imaginé la pandilla de Bocho.
Si en esta foto fueran solo dos niños, sería calcada a una de las aventuras de Bocho.

Con este precioso libro entenderemos que ese dicho popular: “Niño pequeño, problema pequeño. Niño grande, problema grande“, en el fondo no es tan cierto, ya que el ser niño no quiere decir que las cosas que nos suceden no nos afecten, que el dolor no exista, que el miedo al rechazo y la traición no sean igual o peores que en los adultos. Los niños sienten y absorben todo los que los rodea, el problema es que nosotros los “grandes” minimizamos esos miedos o esas vivencias, como si fueran proporcionales al tamaño de nuestros niños. O al revés, a veces les damos a los niños responsabilidades muy grandes para ellos, como le sucede a Bocho, que debe ir a comer donde su mejor amigo cada cierto tiempo porque como los papás trabajan, no hay quien cocine; también es un error dejar a los niños solos pensando que nada malo puede pasar, cuando con una simple llamada telefónica el mundo del niño puede cambiar, allá afuera está lleno de monstruos. Es increíble la cantidad de sentimientos, valores y sensaciones que Mariana nos entrega en su libro, en tiernas pero profundas 152 páginas, sinceramente, cuesta mucho creer que este sea su primer libro, a mi gusto, la soltura de su pluma pareciera indicar que ha escrito ya varios libros, tal vez la experiencia de ser madre y verse en la necesidad de escribir cuentos para sus hijas cuando eran chiquitas, sin querer, pulió a la autora mucho antes de la creación de este libro.

Andrés Cuevas y Mariana Aravena en el lanzamiento del libro.

En definitiva “Mi nombre es Bocho” es un libro delicioso, para todas las edades, un excelente regalo para los peques y para el alma, no pueden quedarse sin su ejemplar, lo considero casi un indispensable de cualquier biblioteca personal, así que búsquenlo en librerías Qué Leo de la Reina y los Domínicos, también en los próximos días lo encontrarán en Feria Chilena del Libro, o simplemente pidan el suyo en venta directa con la editorial a través de un mensaje a sus redes sociales en Facebook y Twitter.

A continuación les dejo la presentación que se hizo para el día del lanzamiento del libro:

En el lanzamiento, la autora reconoció que tiene material para seguir deleitándonos, quien sabe, tal vez Bocho se convierta en un nuevo Papelucho, pero con todo el estilo único y personal que Mariana nos puede otorgar ¡Anímense todos y lean a Bochito! y mucho ojo, que el día 7 de julio será el lanzamiento del tercer libro de la editorial “Dardos Corporales” de la autora Jean Véliz D`Angelo, una novela negra de corte psicológico.Eso sería todo por el día de hoy, si te gustó, suscríbete al blog, en el costado derecho, no olvides pasar por el canal y las redes sociales de Escriba de Avalon ¡Que la alegría de tu niño interno jamás se extinga!

—–

Muchas gracias a Editorial Panspermia por la gentileza.


3 Comments

  • José Ángel Moya Molina Junio 18, 2015 at 7:38 pm

    Pues parece una lectura muy agradable, lo apunto. Gracias por la reseña 😀

  • La lectora Junio 19, 2015 at 3:08 am

    ¡Hola!
    Parece un libro muy genial pero lo dejaré pasar porque tengo muchos pendientes, buena reseña
    Saludos ^^

  • Sara del Pozo Junio 19, 2015 at 2:46 pm

    Holaaa! Tiene buena pinta ^^ Los niños son mi perdición jaja me lo apunto!
    Un beso!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *