Reseña. Libertad de movimiento – Antonio Skármeta ||

Octubre 26, 2015

libertad de movimiento

Sinopsis:

Este notable conjunto de once relatos está cruzado por el tránsito de sus protagonistas a otros países, a veces obligados por el exilio, a veces en la búsqueda de nuevos horizontes económicos. A veces solo a la siga de una identidad propia o un lugar donde habitar en el mundo.

164 páginas, Editorial Sudamericana 2015 (PRH), tapa blanda, ISBN: 9789562624749.

Califica este libro o ponlo en tu lista de lectura de Goodreads aquí.

Calificación escribana:

4-estrellas

Reseña hecha para La Biblioteca libre, el link de la publicación original es ESTE. Entra ahí y comenta, podrás ganar un ejemplar del libro. Si vas a FILSA ¡el autor te lo podría autografiar!

Antonio Skármeta es un grande de nuestra literatura nacional, de entre su nutrida carrera como novelista se pueden citar las obras: Soñé que la nieve ardía (1975), Ardiente paciencia (1985) -más conocida como El cartero de Neruda tras su redición-, La boda del poeta (1999) y Los días del arco iris (2011) entre muchas más. El año pasado ganó el Premio Nacional de Literatura (PNL) tras vencer a otro grande, Pedro Lemebel.

Esta nueva publicación, Libertad de movimiento, no solo es especial por ser el primer libro que Skármeta publica tras ganar el PNL, sino que además el autor aprovecha de alejarse un poco de la novela para retomar sus inicios, por lo que veremos en acción su grácil habilidad como cuentista en una obra que reúne once relatos escritos durante los últimos años y que finalmente recogió en esta antología.

El cuento tiene por lo general una mala fama en el país. Se le tiende a asociar con el mundo infantil y su peso como obra literaria no supera a la novela, sin embargo, el cuento ofrece posibilidades infinitas, los relatos breves de ficción pueden llevarnos a vivir experiencias nuevas, fugaces y lúdicas que la novela no puede otorgar con semejante inmediatez. Si consideramos además la pluma de Skármeta, esta obra se posiciona como una deliciosa cena, en donde tenemos once bocados diferentes para probar, pero todos nos harán sentir que hemos vivido situaciones semejantes y nos dejarán un exquisito sabor de boca proveniente de la complicidad entre autor y lector.

La idea central que une a estos relatos es el tránsito o movimiento, lo cual puede ser representado como el viaje forzado al exilio, pero también puede ser concebido como el movimiento que hace una persona para lograr una mejor situación económica, como la rotación de roles en que un hijo pequeño debe tomar acciones que le corresponderían al padre y también como el movimiento que hacemos todos para asentar o encontrar nuestra verdadera personalidad o lugar en el mundo, es decir, esta obra se mueve tanto en el tiempo, espacio (geografía) y en el tono, pues algunos relatos son tiernos e inocentes y otros violentos. En lo único en donde no hay gran movimiento es que en todos los relatos el rol de la mujer es muy importante y central, ya sea como catalizador de pasiones fulminantes, o que se trate de mujeres que saben muy bien cómo jugar sus cartas y manipular las situaciones, así como también habrán mujeres heroínas anónimas de la vida diaria.

La prosa de Skármeta es amena, ligera y cotidiana. Desde la primera página sentiremos que el autor nos habla como un amigo y no como un erudito literario. Sus personajes tampoco son héroes rimbombantes sino que personas comunes, con problemas y sentimientos llenos de pasión como cualquiera de nosotros. Cada uno de estos once relatos está lleno de empatía, puesto que emergen desde la realidad y sus complicaciones. Son anécdotas, pero no por ello menos importantes, pues de detalles es que se constituye la vida. En cierto sentido, Skármeta se encarga de contar la historia tras bambalinas, la historia íntima. Como resultado, estos cuentos se moverán en diferentes locaciones geográficas, entre la infancia y la adultez, entre la ternura y la violencia, con total libertad tal y como lo indica su nombre.

Una lectura para lectores maduros que gozan con los detalles de lo efímero y simple, en donde jugaremos a ser jueces y detectives, ya que gracias a la cercanía que sentiremos con las historias, iremos intuyendo los finales de las mismas, pero no siempre acertaremos y las sorpresas no dejarán de aparecer. En lo personal no había leído anteriormente a Skármeta como escritor, solo había visto adaptaciones cinematográficas y teatrales de sus trabajos, por lo que su prosa me sorprendió gratamente, sin usar una polarización política o social como eje central de su obra como cabría de suponer en un autor que vivió largos años en el exilio, Skármeta nos expone su “yo” más íntimo que revela sentimientos y reflexiones antes de llevar a cabo acciones.

La lectura de Libertad de movimiento es rápida y hasta nos deja con ansias de más, sin duda la habilidad del autor para contar historias le da un nuevo brillo a situaciones que a otros ojos no serían tan dignas de mención, a mi modo de ver, esta es una gran obra para celebrar su reciente premio.

Obra ideal para los amantes de la narrativa que puedes encontrar desde ya en la Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA) y que podrás llevarte a casa autografiada si asistes al lanzamiento programado para el día viernes 30 de Octubre a las 19 horas en la sala Acario Cotapos de la Estación Mapocho.

No Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *