Reseña. Hamellion – Pablo Rumel Espinoza

Junio 13, 2017

Hamellion

Sinospsis:

Hamellion es una urbe mecanizada y ultratecnológica donde solo tienen derecho a vivir los poderosos. El resto de la población ha sido relegada a la periferia, a grises y deslustrados cordones industriales.
Hamellion es, además, la historia de un joven con serias deformidades en su cuerpo (y en su mente), que, siguiendo las estelas del azar o del destino, se enrola en una corporación capaz de recrear, por medio de programas computacionales y holográficos, vastos mundos de realidad virtual. Y sin sospecharlo, el futuro de la humanidad recae en las manos de nuestro protagonista.

194 páginas, Contracorriente Ediciones 2016.

Califica este libro o ponlo en tu lista de lecturas de Goodreads aquí.

Calificación escribana:

4-estrellas

Delirante.

Son pocas las novelas que podemos definir con una sola palabra. Es que sin duda nuestro autor nacional Pablo Rumel decidió escribir una novela de ciencia ficción pero rayada, freak, muuuuuy freak y vaya que lo consigue con gran presteza y soltura.

Cabe mencionar antes que todo que esta novela es una novela “nicho”, vale decir, si eres de las personas que poco y nada gusta de la ciencia ficción, es mejor que dejes pasar esta lectura porque hay que tener cierta cultura nerd al respecto para sacarle el completo jugo a esta historia y disfrutarla a concho.

– Entonces ¿Es muy compleja/densa la trama?

En realidad no, de hecho para nada, lo que sucede con Hamellion es que (¿cómo decirlo en bonito?) hay que saber de “voladas” para reconocer una jajaja.

Hamellion me recuerda a Hora de Aventura o Ricky and Morty, series animadas que son super locas y que en el fondo no son para pequeñines, sin embargo, a pesar de que poseen un trasfondo serio y que quieren comunicar un mensaje, lo que las define es la locura, la irreverencia, el humor e incluso lo asqueroso. Todas estas cosas están presentes en Hamellion, claro que con un toque un tanto más oscuro.

– ¿Y de qué se trata?

En un futuro no muy lejano, lleno de máquinas que nos hacen de todo y donde los árboles solo existen como registro de enciclopedia virtual, vive un joven sin nombre que se siente el último resquicio de ser humano sobre la tierra. En primera persona nuestro personaje nos cuenta que nació con malformaciones en el cuerpo (más estéticas que funcionales) pero que su mente trabaja re bien, aunque ésta solo le sirve para lamentarse de su desgraciada condición. Al poco correr de las páginas nos daremos cuenta que su aparente mente clara no lo está tanto, porque es de lo más evidente que a lo menos una depresión y una esquizofrenia hay por ahí, pero calma, todo a su debido tiempo.

Sumido en su propia autoflagelación, Sin Nombre decide entre optar por un trabajo que no pide requerimientos de belleza y que le encarga salga a observar detalladamente cada comportamiento humano, o dedicarse a experimentar cual científico loco en su habitación para encontrar una manera de “joderse” al mundo tal como el mundo se lo ha jodido a él. En medio de toda insanidad mental, nuestro personaje empezará a darse cuenta que el mundo donde vive está siendo gobernado por multinacionales que buscan la forma de absorber todo el poder para crear mundos alternos donde ellas sean amas y señoras de todo y de todos.

Será así como Sin Nombre conocerá casi sin pedirlo a personajes que, como es la tónica en toda la novela, están peor de locos que él, que le dicen cosas sin sentido pero que a todas luces esconden secretos y peligros. La gran interrogante será ir descubriendo qué personajes son los buenos o los malos, y por qué todo el mundo se pelea estar cerca del joven menos importante de los menos importantes del mundo mundial universal.

¿Será que Sin Nombre con su nula o poca importancia, en realidad es una pieza fundamental de un ajedrez cósmico delirante?

Hamellion es una novela muy pero muy cómica, recargada, llena de acción, que tiene innumerables guiños al “cine B”, y que retrata de forma muy amena una historia sobre el caos y cómo el poder del pensamiento puede alterar la materia tanto en una realidad como en otras, paralelas. Todo esto sumado a la prosa de Pablo Rumel que nos agarra despacito en las primeras líneas pero que pronto no te suelta hasta que te lleva a un final inesperado. Sus 194 páginas pasan a ser un suspiro, ya sea por curiosidad o porque no estás entiendo nada, el autor te agarra y te “obliga” a llegar al final donde los conejos cósmicos legendarios están esperando (y no es chiste).

Por mi parte la verdad no disfruté tanto esta lectura como otras de la gran editorial que es Contracorriente Ediciones, pero creo que lo que me sucedió es justo parte del efecto que el autor quería conseguir, pues el personaje principal está pensado para no caer como monedita de oro, a mí me desagradó por completo, es un anti héroe, un protagonista demasiado loco y bastante asqueroso (sus experimentos son dignos de “La Cosa”) pero que detrás de tanta locura, deja pensando el inmenso poder que cada ser vivo tiene en este mundo.

“Nadie es tan pequeño como para no causar una conmoción en la realidad. Todos contribuimos a la poética del caos” Relata uno de sus personajes secundarios, que dicho sea de paso, me parecieron sacados de un episodio de noche de brujas de Los Simpsons (es que con nombres como “El Pálido” y “el Comiquero” dan para pensar jajaja).

Finalmente solo me queda recalcar la belleza de la edición como es costumbre en los libros de Contracorriente Ediciones, algo que espero puedan apreciar en el vídeo de preview. La ilustración de portada, tras la lectura de la obra me parece sencillamente brillante.

Hamellion no me queda duda se abre como una pequeña obra de culto dentro de la ciencia ficción nacional, pues si bien está llena de robots y un futuro distópico, no está centrada en narrar una historia donde las máquinas cobran inteligencia y sentimientos, sino que opta por la veta más metafísica, pero de la manera más delirante que vas a leer en bastante tiempo, así que totalmente recomendable.


Muchas gracias a Contracorriente Ediciones por su gentileza.

No Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *