Reseña. El secreto del Dresden – Alberto Rojas

Noviembre 2, 2017

dresden

Sinopsis:

El 14 de marzo de 1915 el imponente crucero Dresden de la Marina Imperial Alemana fue hundido por su tripulación en aguas chilenas, en un desesperado intento por evitar su captura a manos de los británicos. Más de un siglo después,persiste aún la leyenda acerca de un tesoro fabuloso que el navío transportó por la costa atlántica de México, que nunca fue hallado. ¿Y si ese tesoro no se trataba de oro o joyas sino de un secreto capaz de alterar para siempre la historia de la humanidad?

361 páginas, PRH Sello Ediciones B 12 de octubre 2017.

Califica este libro o ponlo en tu lista de lecturas de Goodreads en este enlace.

Calificación escribana:

4-estrellas

No siempre se tiene el privilegio de leer la obra completa de un autor, en mi caso, me honra decir que he tenido la posibilidad de leer todos los libros publicados por el autor nacional Alberto Rojas. No es un misterio, adoro sus libros, los cuales están llenos de fantasía, aventuras, misterios, intrigas, protagonistas femeninas poderosas y harto romance pero a un nivel que no resulta empalagoso. Por todas estas razones, cuando me enteré de la próxima publicación de un nuevo libro suyo, pues me llené de emoción y me dispuse a esperar impaciente el 12 de octubre, día en que el libro estuvo disponible para venta en librerías.

A pesar de estar ligada de una u otra forma a la historiografía nacional, nunca había escuchado ni en pelea de perros sobre el Dresden, posiblemente porque a los historiadores les preocupan temas más radicales y de moda que hechos sumamente interesantes que oculta el largo recorrido de nuestro hermoso país. De todas formas, si usted no conoce al igual que yo la historia del Dresden, no se preocupe, ya que no es gran asunto para entender este libro, basta con saber que el Dresden era un barco alemán que se refugió en el fiordo de Quintupeu, región de Los Lagos, luego de la Batalla de las Malvinas en 1915 y que posteriormente fue hundido frente a las costas de Juan Fernández. Dicha embarcación ha sido acompañada a través de las décadas por una leyenda sobre un tesoro, y será dicha leyenda la que sazonada con ficción y repito FICCION, da vida a esta apasionante novela.

En este punto he de ser sincera, la historia se ancla del Dresden pero bien pudo ser cualquier barco hundido en cualquier parte del mundo ya que no es la historia en sí misma la que aquí importa, sino la intriga detrás. Se agradece que se tomen lugares nativos para ambientar una historia pero luego de terminar la lectura, pienso que la pluma de Alberto Rojas, siendo ya tan pero tan ágil y tan prolija, sumado a su agudo olfato de periodista, pudo recrear algo incluso más grande y más potente en cualquier lugar, porque vuelvo a insistir, este libro trata de una ficción y encasillarlo en el sello “histórica” me parece un gran error, además de la (y lo siento en el alma) horrible portada del libro que muestra al solo barco, da a entender al lector que esta es una novela de época, donde veremos a los soldados alemanes arrancando, conspirando, matando, pero no, nada de eso y aunque duela mucho la burda comparación, El secreto del Dresden está más cerca de Dan Brown que de una novela histórica.

De todas formas, es imposible no enamorarse de la historia, la cual está narrada con maestría y en ágiles capítulos que dan solo la información necesaria al lector, sin saturar de detalles la lectura. Alberto Rojas saca debajo de la manga a personajes totalmente queribles, como lo son Ricardo Hidalgo y Antonia Fuenzalida, un periodista de guerra y una arquitecta (chilenos ambos) que sin conocerse de nada, un día son contactados por un misterioso hombre que les promete jugosos salarios si viajan con él al sur de Chile para desentrañar nuevas pistas sobre el tesoro escondido en el Dresden (un pobre barco que a estas alturas de la historia no puede estar más escudriñado en cada rincón). Ambos personajes no entienden nada, el tesoro ya es solo una leyenda pobre pero la intriga puede más y es así como la curiosidad mató al gato, pues estos personajes jamás se habrían podido imaginar que sus vidas a contar de ese momento estarían llenas de ansias de poder, sangre, armas, tecnología de punta casi futurista, misterios y de viajes a distintos lugares del globo solo por un secreto escondido hace más de cien años en nuestras costas.

Lo que más me gusta del Dresden es que Alberto Rojas, su esencia, se sigue sintiendo en cada rincón, no me extrañaría nada que Ricardo Hidalgo sea una especie de alter ego. Sus escenarios están tan bien logrados que no es difícil imaginarse caminando por ahí, sin duda son lugares que de una u otra forma marcaron al autor, como lo es la Biblioteca Nacional que en una escena está tan bien representada que me vi ahí con Ricardo subiendo la veintena de escalones (son veinte, los conté) y posteriormente dirigiéndose a la sala de lectura con esas sillas tan antiguas como incómodas bajo las lámparas verdes. Que la escritura tenga tan marcado estilo e identidad es algo de lo que muchos autores carecen, eso es algo muy destacable y que personalmente me encanta.

Y bueno ¿qué hay con el conflicto? Los villanos en esta novela son notables, son creíbles y son fáciles de homologar en la vida real, de hecho, a mi parecer, uno de ellos es una copia fiel de un Trump bien escabroso (¿el verdadero no lo es?) lo que le da aún más “morbo” a la historia, la cual sea dicho de paso, se irá desenrollando poco a poco y no será hasta muy adentrada la historia en que entenderemos a cabalidad como es que hay tanto poder, tanto dinero y tanta sangre por algo que estuvo alguna vez en el Dresden, algo que incluso podría cambiar el mundo tal cual como lo conocemos ¿qué puede valer más que el dinero o las joyas, más que alguna reliquia, más que un documento? Les aseguro que Alberto Rojas nos va a sorprender y no, nada tiene que ver con extraterrestres ni con tecnología ultra secreta desarrollada por los alemanes porque simplemente los alemanes son malos, por si acaso…

A esta novela no le voy a poner nota perfecta, si lo comparara con cualquier escritor nacional faltarían estrellas y condecoraciones, pero con esta obra el autor se consolida, cualquier persona en cualquier parte del mundo podría leer este libro y quedar enganchado a la primera, pero si lo vamos a comparar con gigantes (nuevamente la burda comparación con Dan Brown) evidentemente falta y no creo que sea problema netamente del autor, se me hace que el libro originalmente era más largo y que actualmente se encuentra editado para hacerlo a sabiendas más corto (algo que me enfurece para el exageramente alto precio de la novela) pues hay personajes que no están tan bien desarrollados y que eran fundamentales para la obra, como un hacker (Andrés) cuya historia al final de cuentas es crucial, un error o un dejo que dudo sea intencional ya que el resto de personajes se nota claramente que fueron tratados con mucho amor y dedicación, pues ninguna pieza está fuera de lugar.

Nadie debería perderse esta novela, va a gustar a chicos (no tan chicos) y grandes pero por favor, tener muy en cuenta que no se trata del Dresden en sí mismo, por lo que si lo quieren para regalárselo al abuelito que tuvo a su papá en el barco, pues no, claro que no, recuerden que lo que hace maravillosa a esta historia es una apasionante ficción que trascurre en nuestros días actuales.

Finalmente y como descargo personal que poco y nada tiene que ver con la obra, me molesta mucho como PRH se va “comiendo” el mercado. Las editoriales independientes sobreviven como pueden mientras los grandes consorcios que mirábamos admirados están desapareciendo. Esta novela habría sido de Ediciones B pero ahora es solo un sello, como van las cosas la próxima FILSA va a ser un gran stand único de PRH y un puñado de editoriales independientes y lo peor, eso no se refleja en los precios, que incluso sin IVA son costosos y cuyas ediciones dejan harto que desear, no es el mejor papel, no es la mejor impresión y el precio es muy alto en relación.

No Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *