Reseña [Cómic] Zink. Perros Salvajes – Necrotax feat Sebastián Castillo.

Diciembre 28, 2015

ZINK

Sinopsis:

“A mi, ZINK me emociona por su crudeza y realidad, por la eterna sensación de sentirse perdidx y buscando algo que no sabes qué es. Principalmente, me recuerda todo lo que unx sacrifica por las cosas que quiere, los procesos de aprendizaje que aunque duros, compartidos se vuelven más intensos e inolvidables” – Camilö Jerëz

126 páginas, Pezabóreo Ediciones 2014, tapa blanda, ISBN 9789469245022

Califica este cómic o ponlo en tu lista de lectura de Goodreads aquí.

Calificación escribana:

5-estrellas

(Ajusta calidad HD para una mejor reproducción)

Hacía bastante tiempo que tenía curiosidad por leer un cómic que se me aparecía en todos lados, su nombre es Zink. Perros salvajes. Su portada presentando a cinco chicos rudos que a todas luces conforman una banda me intrigaba mucho ¿Sería un cómic de música? ¿De chicos malos? ¿Un cómic rockero/metalero? ¿Qué significa Zink? y así infinidad de preguntas, pero ninguna le hacía en verdad juicio a lo que encontré entre sus páginas.

Entonces ¿Trata o no de una banda de rock?

Efectivamente, Zink (mezcla de think y zinc) es una banda de rock industrial compuesta por cinco jóvenes (adultos jóvenes) de Limache, ellos son: Tuna, Kako, Llanca, Zombie y Chispa. Estos chicos buscan sacar adelante la banda que estuvo en pausa durante unos años, pero no solo como un pasatiempo o como una forma de conquistar mujeres, la idea de estos hombres es hacer de Zink su forma de ganarse la vida y de ser reconocidos por su talento.

Eso suena como la historia de todas las bandas…

Podría ser, pero lo cierto es que la historia de la banda es una suerte de distractor. Lo que realmente importa en este cómic es conocer las vidas de cada uno de estos chicos, que casi no tienen nada en común salvo la pasión por la música y vivir ajenos a los cánones sociales.

Ser artista en Chile no es nada fácil, ganarse los pesos para vivir tocando música es realmente complejo, por lo que muchos artistas tienen un trabajo común y corriente que les permita solventarse, y utilizan sus tiempos libres para dedicarse a su verdadera pasión, pero eso es justamente de lo que reniegan los chicos de Zink. Si hay algo que los caracteriza es que ellos tienen la necesidad de salir del molde, de romper las reglas, de vivir en libertad y en sincronía con lo que ellos consideran correcto aunque muchas veces la sociedad los juzgue por sus acciones.

Tuna, el líder de Zink, deja su trabajo de oficina de mala muerte y decide poner todos sus esfuerzos en sacar adelante a la banda, algo que le prometió a su hermano. Zombie arrastra un profundo dolor de ver a su madre maltratada por su nueva pareja. Kako es hijo de una familia acomodada pero el dinero no satisface a su alma creativa y decide renegar del mundo acartonado. Llanca es de ascendencia mapuche, se siente orgulloso de lo que es y no soporta a quienes ocultan sus raíces. Y finalmente, Chispa es un alocado punk que vive en una casa ocupa con un profundo y violento sentido de la justicia.

Cada uno de los personajes del cómic es trimensional, poco a poco iremos conociendo su pasado y entendiendo así sus actos, lo que hace de Zink una historia que poco y nada tiene que ver con el estereotipo del grupo de amigos que juegan o sueñan con ser estrellas, sino que trata de la vida misma, de aquella que no es color de rosa, donde juntar unos pesos para sobrevivir, cuesta.

Zink. Perros salvajes es un cómic potente, crudo, a veces violento, y por sobre todo 100% real. Es tan honesto que desde la primera página nos engancharemos y viviremos junto a sus personajes una amplia gama de sentimientos que todos hemos experimentado al menos una vez en la vida.

Al comienzo de cada nuevo capítulo existen citas musicales que nos preparan emocionalmente para que lo encontraremos en las siguientes páginas, creando así un playlist que invita a ser escuchado mientras lees, ya sea que conozcas o no aquellas canciones, la recomendación es no dejarlas pasar.

Por más que quise no pude encontrarle puntos débiles a este trabajo. Quizás como primera impresión a algunas personas les incomode el uso del lenguaje utilizado (coloquial y con garabatos), pero si no fuese así, una de las mayores fortalezas del cómic sería una ilusión: la honestidad del mundo presentado. Necrotax es un joven dibujante nacional que en las páginas finales nos cuenta que este proyecto nació como un reto personal para crear personajes claramente diferenciables entre sí pero que poco a poco terminó convirtiéndose en una potente historia. No me cabe duda que mucho, quizás harto, de las experiencias personales de Necrotax y Sebastián Castillo (guionista de algunos capítulos y editor) están puestas aquí, ya que la fuerza emotiva que encontramos en sus páginas traspasa hacia el lector de manera fuerte.

En cuanto al talento artístico de Necrotax solo puedo dar elogios. Sus personajes son muy llamativos, distintos, muy expresivos, “onderos”, dinámicos (las viñetas que transcurren arriba del escenario son hermosas) y los fondos que los acompañan son muy precisos y fácilmente reconocibles para quienes conocen las localidades en donde la trama transcurre. A este cómic no le hace falta el color, pues con un increíble uso de luz y sombra el dibujante logra traspasar sentimientos y momentos increíbles, una delicia visual.

zink 01

zink 02

En definitiva Zink es un cómic muy chileno, con crítica y criterio, pasión y enseñanzas. Ayudará a derribar prejuicios,  nos demostrará que las apariencias engañan y atacará nuestras fibras sensibles. Un trabajo diferente, que hacía mucha falta en el país y que es totalmente recomendable para todo tipo de lectores entre 14 y 99 años aproximadamente.

Links de interés:

Pezabóreo Ediciones
Pezabóreo Ediciones en Facebook
Pezarbóreo Ediciones en Twitter.
 Zink en Facebook.
Muchas gracias a la editorial por su gentileza.

One Comment

  • Melsevi Enero 29, 2016 at 3:34 pm

    Se ve super interesante, lo quiero 🙂

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *